Falsa humildad, culto a los ángeles y un atentado contra la supremacía de Cristo

En el post anterior vimos que lejos de promover el misticismo, la Biblia más bien lo condena. En este artículo veremos la advertencia que Pablo da a los hermanos de Colosas en contra de este mal.

Pablo introduce este pasaje llamando la atención de los creyentes en Colosas: “Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles” (Col. 2:18).

Esta expresión puede ser traducida: “que nadie los descalifique” o “que nadie los condene”. Hace referencia a la decisión negativa de un árbitro que descalifica a uno de los competidores por no seguir adecuadamente las reglas de juego.

Tal parece que los falsos maestros en Colosas estaban descalificando a estos creyentes porque no experimentaban el mismo tipo de experiencia religiosa que ellos decían tener. “Uds. necesitan algo más que el simple cristianismo, algo más profundo y más espiritual”.

Lo sorprendente de la postura de estos individuos es que, a la vez que se constituían en jueces de los demás, porque se sentían superiores a ellos, al mismo tiempo aparentaban ser muy humildes. Dice Pablo que ellos afectaban “humildad y culto a los ángeles”.

Ahora bien, no sabemos con exactitud qué relación había entre la supuesta humildad de estos hombres y el culto a los ángeles, pero es probable que estuvieran argumentando algo como esto: “Dios es tan elevado y nosotros somos tan pequeños, que en vez de llegar directamente a Dios preferimos entrar en contacto con Él a través de los ángeles”.

Este fue un problema tan serio en esta región de Asia Menor, que en un concilio celebrado en el 363, en la vecina ciudad de Laodicea, tuvieron que tratar con este asunto. Dice en el Canon 25 de ese concilio: “Le es un pecado a un cristiano abandonar la iglesia de Dios y apartarse para invocar a los ángeles”.

La Biblia prohíbe tajantemente esa práctica. Hay “un solo Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo Hombre” (1Tim. 2:5). Nadie debe intentar llegar a Dios, o adorarle, haciendo uso de ningún otro medio, incluyendo a los ángeles (comp. Ap. 19:9-10; 22:8-9).

Sin embargo, el culto a los ángeles no sólo no desapareció, sino que parece estar más vivo que nunca en estos días, a juzgar por muchos de los libros que se escriben sobre este tema. He aquí algunos de los títulos que encontré en Amazon esta semana:

“Cómo hablar con sus ángeles”.

“Ángeles guardianes y Guías Espirituales: Contacte a la Ayuda Celestial”.

“Guía Diaria de sus Ángeles: 365 mensajes de los ángeles para aliviar, sanar y abrir su corazón”.

“Sánese con los Ángeles”.

Y yo supongo que no soy el único aquí al que le enseñaron cuando niño a rezarle a su ángel de la guarda. Esa oración puede sonar muy inocente, pero lo que está detrás de ella no es otra cosa que un atentado contra la preeminencia de Cristo, y eso no tiene nada de inocente (Col. 1:16).

Ahora bien, ¿en qué basaban estos falsos maestros sus prácticas religiosas? Según ellos, en visiones que habían tenido; según Pablo, en una mente orgullosa y carnal: “entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal” (vers. 18).

Aunque la RV traduce la frase como “entremetiéndose en lo que no ha visto”, lo que el texto dice literalmente es “aferrándose a las cosas que ha visto”. Estos individuos pretendían pertenecer a una élite de personas que recibían revelaciones directas de parte de Dios.

Ellos no eran cristianos comunes y corrientes que aprendían acerca de Dios y Su voluntad a través de la Biblia; no, ellos tenían visiones. Pero Pablo nos dice aquí que ese tipo de misticismo no es otra cosa que una carnalidad disfrazada.

Como dice el comentarista Guillermo Hendriksen: “Este hombre que pretende ser muy humilde, en realidad es insoportablemente orgulloso. Su mente está inflada con el sentido de su propia importancia, al jactarse de cosas que dice haber visto”.

El que una persona tenga apariencia de humildad, y clame haber tenido algún tipo de experiencia extraordinaria, no es lo que lo califica para constituirse en un maestro espiritual. Lo que un verdadero maestro cristiano hace es enseñar a los creyentes la Palabra de Dios para guiarlos a Cristo; y eso era exactamente lo que estos falsos maestros no hacían: “y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (vers. 19).

A final de cuentas, este era el verdadero problema de los falsos maestros de Colosas: ellos nos descansaban únicamente en Cristo, tanto para la salvación como para el crecimiento espiritual.

¿Tú quieres crecer en tu vida cristiana? En vez de andar buscando experiencias extraordinarias, aférrate a Cristo (eso es lo que significa “asirse de la Cabeza”). Cristo es el Todo suficiente Salvador que suple a Su pueblo todo lo que Su pueblo necesita.

Es en virtud de nuestra unión con Cristo como Cabeza y nuestra dependencia de Él, que “todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”.

Cada creyente debe aferrarse a Cristo, alimentándose de Él, dependiendo enteramente de Él; y ¿qué va a suceder cuando ese hermano entre en contacto con sus otros hermanos en la fe? Que va a traspasarles lo que recibe de su Señor; es de ese modo que todo el cuerpo “crece con el crecimiento que da Dios”. Comp. Ef. 4:11-16.

En el siguiente post veremos cómo muchas iglesias evangélicas están sucumbiendo sin saberlo a una especie de misticismo evangélico.

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

facebook twitter Google Buzz MySpace delicious
5 Respuestas para “Falsa humildad, culto a los ángeles y un atentado contra la supremacía de Cristo”
  1. Aleyda Petrikowsky 12 noviembre 2010 en 4:24 pm #

    Muchas gracias a Dios por el consuelo al leer precisamente hoy estas palabras, hoy cuando la iglesia de nuestro Señor está siendo atacada por la necesidad de predicar la verdad, y no todos pueden recibirla, Bendito nuestro Señor, que nos hace pensar una cosa, tener un mismo sentir y un mismo amor que es la inspiración para predicar por encima y en medio de toda adversidad. Gracias Pastor que Dios siga usándo su vida y su familia, El sabe con que alegría he leído este artículo.

    • javier caseres 14 noviembre 2010 en 7:17 am #

      ASI ES PASTOR, NO TODA LA IGLESIA BUSCA AL DADOR DE LA VIDA, SINO EN MUCHOS CAPRICHOS HUMANOS, POR ESO DIJO EL SEÑOR A PEDRO. “TU ERES PETROS (PEQUEÑO CANTO RODADO), SOBRE ESTA PETRA (ROCA) EDIFICARE MI IGLESIA. TODO FUNDAMENTO ESTÁ SOBRE EL BENDITO Y AMADO JESUS.
      UN SALUDO FRATERNAL DESDE ARGENTINA. DIOS LES BENDIGA JAVIER CACERES.

  2. saul 15 noviembre 2010 en 2:45 pm #

    que tal pastor sugel..
    estoy en busca de libros buenos y queria saber si ud me podria recomendar alguno
    tengo 18 años.

  3. LLUVIA 13 diciembre 2010 en 9:21 pm #

    DIOS LE BENDIGA PASTOR, GRACIAS POR SUS ESCRITOS TANTO MI ESPOSO COMO YO HEMOS APRENDIDO MUCHO ESCUCHANDO SUS SERMONES Y LEYENDO ESTOS ESCRITOS, SOBRETODO GRACIAS A DIOS POR DARNOS LA OPORTUNIDAD DE APRENDER CADA VEZ MAS DE SU PALABRA. TENGO UNA PREGUNTA LA CUAL ES MUY IMPORTANTE PARA MI LA RESPUESTA YA QUE NO SOLO ME AFECTA A MI SINO TAMBIEN A MI FAMILIA, DEBEMOS CONTINUAR EN UNA IGLESIA EN LA CUAL FACILMENTE SE DEJE DE PREDICAR LOS DOMINGOS LA PALABRA DE DIOS? POR DAR LUGAR POR LO QUE VEO AL MISTICISMO.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Misticismo o verdadera comunión con Cristo? | Todo Pensamiento Cautivo - noviembre 15, 2010

    [...] Falsa humildad, culto a los ángeles y un atentado contra la supremacía de Cristo [i] http://www.desiringgod.org/resource-library/sermons/if-my-words-abide-in-you- [...]

Deja un Comentario