La gloria de Dios, la tragedia humana y la extraordinaria obra de redención

Sunset and fog over Lake Umbagog, New Hampshire, USALos cristianos decimos a menudo que debemos hacer las cosas para “la gloria de Dios” (comp. 1Cor. 10:31). Ese es un lenguaje muy común entre nosotros. Pero ¿qué significa esa frase realmente? ¿En qué sentido podemos nosotros glorificar a Dios? Obviamente, nosotros no podemos hacer a Dios más glorioso de lo que Él es intrínsecamente; pero nosotros sí podemos, y debemos, hacer las cosas con la intención de manifestar en alguna medida los atributos que hacen a Dios un Ser lleno de gloria.

El salmista nos dice en el Sal. 19 que “los cielos cuentan la gloria de Dios”; si una persona observa el universo sin prejuicio debería llegar a la conclusión de que Dios existe y de que es un Ser lleno de poder y sabiduría. Así como la genialidad de un artista se conoce por sus obras, la gloria de Dios se manifiesta claramente a través de las cosas que Él ha hecho. Ninguno de nosotros ha visto a Rembrandt o a Miguel Ángel o a Leonardo Da Vinci, pero sí hemos visto a través de sus obras la sorprendente capacidad artística que tenían. Pues de la misma manera, aunque en un sentido infinitamente mayor, nosotros vemos un despliegue de la gloria de Dios a través de las cosas que Él ha hecho.

Ahora bien, si fuimos creados para mostrar en todas las cosas que hacemos cuán glorioso es nuestro Dios, entonces el más grande de nuestros pecados no es el robo, ni el adulterio o el asesinato, sino la decisión voluntaria de no cumplir ese propósito para el cual fuimos creados (comp. Rom. 3:23). El hombre ha decidido vivir para su propia gloria, haciendo su voluntad, obedeciendo sus propios deseos; completamente al margen de la opinión de Dios.

Hace unos años leí una ilustración que puede ayudarnos a entender la magnitud de este problema. El gobierno de los EUA dedica mucho tiempo, esfuerzo y dinero para entrenar y equipar sus fuerzas militares que están supuestas a defender la nación de agresiones externas o internas. Imagínense qué sucedería si se descubre que un batallón del ejército norteamericano ha estado desviando todos los recursos que el gobierno le provee hacia una célula terrorista de al-Qaeda y ayudándoles a planificar un ataque letal contra los EEUU. Seguramente todos los implicados serían juzgados por alta traición y castigados con la pena máxima.

Pues eso es exactamente lo que el hombre ha hecho con su Hacedor. Dios nos creó y nos equipó para que pudiésemos vivir para Su gloria. Nos dio una mente para pensar, un corazón para sentir, una voluntad para decidir, un cuerpo para servirle y una boca para alabar. Pero el hombre ha corrompido todos esos dones y capacidades, usándolos para su propia gloria y para llevar a cabo su propia agenda. ¡Eso no es otra cosa que alta traición y de la peor clase!

Fue precisamente para solucionar ese problema que Cristo vino al mundo. Él vino a buscar y a salvar lo que se había perdido, pagando nuestra deuda con la justicia divina al morir en nuestro lugar en la cruz del calvario. Él vino a reconciliar al hombre con Dios. A restaurar nuestras personalidades dañadas por el pecado para que podamos cumplir, aunque todavía imperfectamente, el propósito para el cual fuimos creados (Rom. 11:36).

No fue un pasaje gratuito al cielo el que Cristo compró en la cruz; Él murió “para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2Cor. 5:14).

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

facebook twitter Google Buzz MySpace delicious
4 Respuestas para “La gloria de Dios, la tragedia humana y la extraordinaria obra de redención”
  1. piedad 26 diciembre 2012 en 12:26 pm #

    ¡ A el sea la gloria por siempre ! Un saludo pastor Sugel Dios le Bendiga y le guarde..

  2. Justificados por Jesús 26 diciembre 2012 en 5:31 pm #

    Amén!, Dios le bendiga pastor Sugel y que toda la gloria sea para Dios

  3. Hernán Carrasco Mathias 27 diciembre 2012 en 6:01 pm #

    Saludos de Chile deseando muchas bendiciones para esta labor que Ud. hace, tan abnegada cada semana publicando este material el cual me a sido de mucha bendición para mi vida y familia, gracias por lo que hace Pastor, bendiciones del Sur del Mundo.

  4. Carlos 27 diciembre 2012 en 9:14 pm #

    Me sumo a los saludos y comentarios de los hermanos. Espero en el Señor muchas bendiciones y sabiduría en el ministerio. El artículo es muy contundente y declarativo sobre la obra perfecta de nuestro Salvador. El precio pagado por los creyentes es incomparable, la sangre preciosa de Cristo, por eso todo creyente debe por amor a Cristo vivir para Él y sólo para Él. A Dios sea la gloria.
    Bendiciones desde La Pintana, Santiago de Chile.

    Pastor Carlos Huenchunao

Deja un Comentario